...Y ¿cómo es él?



Se da por hecho que mi nacimiento se produjo el 18 de agosto de 1961, en una aldea perteneciente a la provincia de Orense y de nombre Balboa (en casa: como se nací a entonces).
En general, se coincide en apreciar que, en este sentido, la declaración de mi madre ha de considerarse decisiva.
...Fue nacer y cometer el primer error: se me olvidó que, una vez que se ha nacido, lo siguiente es empezar a llorar como un descosido, seguramente para que los asistentes al parto intuyan que el niño viene sano y piensen, por enésima vez, en lo parecidas que resultan, al oído humano, las voces de todos los recién nacidos.
Por suerte, el médico, don Juan, hijo del anterior médico, don Juanito, me "echó una mano", con la energía necesaria para que acabase haciendo lo que hay que hacer.
Mis primeros pasos escolares los di sin salir de la aldea, bajo la tutela de una de aquellas profesoras "todo terreno", a quienes la sola posibilidad de distinguir entre "Ciencias" y "Letras" las habría llevado, seguramente, a la risa floja y descontrolada con que se admiten los chistes malos después de uno muy bueno.
Si se tiene en cuenta que mis primeros resultados académicos eran directamente proporcionales a la claridad que el sol tuviese a bien regalarme, se entiende fácilmente lo apropiado que siempre me pareció el nombre de la Señorita: doña Luz.

Escaso de visión desde el principio, acabé por contactar con la ONCE (más nacional incluso que organización, por aquel entonces), donde ejercí primero como buen estudiante, después como malo (estudiante) y, finalmente, como trabajador "del montón" (valga la expresión puesto que únicamente a mí mismo me considero en tal condición).

Se supone que mi oficio debería haber sido el de músico, pero, consciente de que no "daba la talla" que esperaba dar, abandoné toda relación con el noble arte a fines del siglo veinte.
Esta decisión trajo consigo cierto tipo de vacío que llené y sigo llenando con la creación de aplicaciones informáticas.
Sólo me queda por decir, por ser absolutamente sincero con usted, que si la música me venía grande con los estudios musicales que ya iba teniendo a mis espaldas, en relación con la Informática, mi formación es nula. Quizá no esté demás que lo tenga en cuenta cuando decida descargar alguna de mis aplicaciones.

Entiendo que, llegados a este punto, no sólo ha quedado aclarado "cómo es él", sino también "a qué dedica el tiempo libre".
A las demás preguntas, no estoy en condiciones de contestar. Espero no tener que hacerles frente ante alguien tan cualificado como don José Luis Perales en persona...



Mi apartamento web




Dado que "no cobro" por dedicarme a lo que me dedico, decidí "no pagar" por ofrecer lo que obtengo con tal dedicación.
El resultado de semejante decisión es que se encuentra usted en una especie de pequeño apartamento virtual, en el que se puede hacer casi de todo en el baño, pero casi nada fuera de él.
Esa es la causa, por ejemplo, de que la descarga de algunos archivos se haya vuelto un tanto enrevesada.
Mi intención es, no obstante, causarle el menor trastorno posible. Por eso, este sitio es estático.